Máquinas rotantes

Las máquinas rotantes producen vibraciones relacionadas con excentricidades, desequilibrios y desalineaciones de las partes en rotación, con posibles contactos y rozamientos de las partes y, en algunos casos, con fenómenos térmicos y fluidodinámicos que se producen dentro de la máquina misma.

Deben, por lo tanto, ser consideradas fuentes de vibración todas estas clases de máquinas: bombas, compresores, ventiladores, motores (tanto eléctricos como de combustión interna), turbinas, reductores, alternadores y centrifugadoras.

En los casos en los que el funcionamiento de la máquina sea casi constante, con excepción de una rampa rápida de encendido/apagado, y el nivel de posibles fuerzas horizontales sea modesto, es posible aislar las máquinas mediante el uso de soportes antivibrantes de muelle de la serie Vibrostop Mopla.

El modelo debe ser seleccionado de acuerdo con la carga puntual y de modo que tenga una frecuencia de suspensión inferior a un tercio de la frecuencia de la forzante principal (por ejemplo, la armónica de orden más bajo); de este modo, se obtendrá un óptimo aislamiento con una reducción de hasta el 90% de las vibraciones que de otro modo se transmitirían al basamento.

En cambio, si la máquina opera a régimen variable, la elección de un aislante de goma es la mejor solución, ya que, teniendo una amortiguación mayor, reduce los problemas de un eventual paso temporal de la resonancia de la suspensión.

Así, resultan adecuados tanto los soportes con seguridad mecánica Vibrostop AAVibrostop TSZVibrostop MM (este último para ambientes agresivos o con requisitos particulares de resistencia a sobrecargas accidentales) como los bloques antivibrantes simples Vibrostop Flexobloc, en el caso en que no haya sobrecargas excepcionales de corte o tracción.