Pianos

Tocar instrumentos musicales es una experiencia extremadamente placentera que no debe, sin embargo, ser causa de molestias para los vecinos, que podrían no querer oír las sesiones de práctica del propietario del instrumento.

El piano, en particular, es capaz de emitir sonidos en frecuencias incluso muy bajas (hasta 30 Hz) que, en forma de vibraciones, transmitiéndose por las patas, llegan al suelo y luego vuelven a irradiarse en el ambiente subyacente como presión sonora.

Si el tipo de molestia percibida por el vecino tiene que ver principalmente con las bajas frecuencias (que tienen una mayor capacidad de propagación), antes de invertir mucho dinero en la realización de una sala musical insonorizada y desacoplada del suelo y las paredes, vale la pena probar con el uso de los Vibrostop TSPP asiento de acero, especialmente estudiados para el aislamiento de las patas de los pianos.

Si debajo del piano, o de otros instrumentos como los de percusión, se coloca una plataforma insonorizante, el Vibrostop TSPP en la versión estándar, gracias a la altura reducida, es indicado para realizar puntos de apoyo discretos y desacoplar toda la plataforma del piso.