Climatización

En los edificios, ya sean residenciales, industriales o para actividades de servicios, la eficacia de los equipos de calefacción, ventilación y refrigeración (HVAC) tiene hoy en día una importancia determinante para garantizar el confort de las viviendas y los ambientes de trabajo.

Para su funcionamiento, estos equipos requieren de varias maquinarias para el tratamiento de los fluidos/gases involucrados en los intercambios térmicos: compresores, bombas y ventiladores, todos accionados por motores eléctricos.

Estas maquinarias son fuentes de vibración y ruido y, por lo tanto, deben ser aisladas tanto por vía aérea como por vía estructural, para que no comprometan el confort de los habitantes/trabajadores.

El aislamiento de las vibraciones generadas puede obtenerse mediante la instalación de soportes antivibrantes de goma o de muelle (Vibrostop AA, Vibrostop TSGE, Vibrostop TSPP, Vibrostop Mopla) entre la máquina y la superficie de apoyo.

En otros casos, es preferible colocar la máquina (o el grupo de maquinarias) sobre un contrapiso de cemento, que tiene la función, como base inercial, de aumentar la masa suspendida; la separación entre el contrapiso y la plataforma se realiza con la interposición de láminas antivibrantes de goma (Vibrostop BPD, Vibrostop G).

En el caso de instalaciones es fundamental aislar todas las vías de propagación de las vibraciones y, por lo tanto, las tuberías en entrada y salida de las máquinas deben estar conectadas mediante juntas flexibles (Vibrostop Moflex) y, si estuvieran suspendidas del techo, deben colgarse con ganchos antivibrantes (Vibrostop Mohang, Vibrostop Silentfix, Vibrostop Mopla 1 H), al menos en los primeros metros aguas abajo de la fuente vibratoria.

 

No files